Publicado: 24.09.2019 - 13:34 | Última actualización: 21.10.2019 - 10:55
Intervención artística

El viaducto con rostro humano

Tiempo de lectura: 22 minutos
 
Intervención artística en el Viaducto de Paso Molino
Intervención artística en el Viaducto de Paso Molino  
  Autor: Intendencia de Montevideo/ Mónica Riet
Comienzo de intervención artística en el Viaducto de Paso Molino
Comienzo de intervención artística en el Viaducto de Paso Molino  
 
Intervención artística en el Viaducto de Paso Molino
Intervención artística en el Viaducto de Paso Molino  
  Autor: Intendencia de Montevideo/ Mónica Riet
Comienzo de intervención artística en el Viaducto de Paso Molino
Comienzo de intervención artística en el Viaducto de Paso Molino  
 
Intervención artística en el Viaducto de Paso Molino
Intervención artística en el Viaducto de Paso Molino  
  Autor: Intendencia de Montevideo/ Mónica Riet
Comienzo de intervención artística en el Viaducto de Paso Molino
Comienzo de intervención artística en el Viaducto de Paso Molino  
 
 
 
 
 
 
Conocimos el rostro de 30 personas que transitan, trabajan o viven en Paso Molino y serán retratadas en las paredes del viaducto de Av. Agraciada.

La intervención comenzó el lunes 23 de setiembre y fue proyectada por por el Colectivo Licuado junto con vecinas, vecinos y organizaciones del Centro Comunal Zonal (CCZ) 14 del municipio A. La iniciativa cuenta con el aval de la Intendencia de Montevideo.

Desde el Área Social del CCZ 14 se convocó a distintas organizaciones sociales y centros educativos a realizar la elección de personas o personajes que representen la heterogeneidad de la población y que den cuenta de los colectivos existentes en la zona.

La propuesta consiste en una intervención con gran impacto territorial en un lugar emblemático ganado para el disfrute comunitario.

El diseño final, presentado por el Colectivo Licuado, seleccionó imágenes de personas que se fotografiaron para ser retratadas en los 30 pilares del viaducto.

Además se pintará el techo y se le agregará iluminación.

Los trabajos se extenderán por cinco semanas y serán realizados por los artistas uruguayos Camilo Núñez y Florencia Durán.

Las y los protagonistas

Dante Leotardo

Es alumno de sexto año de la Escuela Nº 26 “Países Bajos”, tiene 11 años. Fue elegido por la dirección de la escuela para ser una de los rostros a retratar en el viaducto.

Le gustan los deportes como el basketball y piscina, y practica atletismo en la Plaza de Deportes Nº 7.

Está emocionado con la propuesta; imagina que sus compañeros de clase le van a decir “Dante sos famoso”.

Julieta Sánchez

Es una pequeña de 5 años de edad. Fue elegida por las maestras de la Escuela Nº 25 “Rui Barboza”, a la asiste.

Aunque es una niña tímida, disfrutó la instancia de tomarse fotos para el mural.

Julieta llegó vestida con su delantal a cuadros verdes y blanco, con el que concurre al nivel 5 de la escuela.

Carlos Ojeda

Carlos es oriundo del departamento de Florida y tiene 55 años. A los 20 años llegó a la capital y hace 33 años que es vendedor ambulante.

Carlos adapta sus ventas según las temporadas. Actualmente vende garrapiñada en la puerta de una perfumería de Paso Molino.

Es muy conocido en el barrio porque se ha dedicado a la venta en el transporte capitalino.

Fue seleccionado para ser uno de los rostros del viaducto por el buen trato que tiene con las y los clientes, y por ser prolijo en su lugar de trabajo.

Carlos manifiesta que es una alegría verse como uno de los rostros del barrio.

Avril Hyryk

Tiene 11 años y está cursando 6º en la Escuela San Francisco de Asís.

La directora y su profesor de Educación Física le avisaron que había sido preseleccionada para ser retratada como representante de la Plaza Nº 7 en las columnas del viaducto.

Luego de un sorteo entre sus compañeras/os, finalmente fue elegida. Avril está emocionada; contó que atrasó su viaje de vacaciones familuar para poder sacarse las fotos del retrato.

Ariel Sena

Ariel tiene 47 años. Hace 16 años que junto a su familia tiene un carro de panchos, ubicado en la intersección de Castro y Av. Agraciada.

El carro tiene la forma de un pancho gigante. Las y los chiquilines del barrio lo reconocen e identifican a los vendedores con esa figura.

Fueron elegidos por niñas y niños de las Escuelas nº 25 y 26, así como por el centro El Abrojo.

Ariel y su familia están muy agradecidos: "Es algo muy lindo, porque es sin interés ninguno, es sano. Es algo de ida y vuelta, sin esperar nada a cambio".

Sergio Fernández

Sergio nació en Pueblo Victoria hace 43 años, pero pasó toda su vida trabajando en Paso Molino.

En la actualidad desempeña tareas de cuidacoche en los alrededores de la Escuelas Nº 25 y 26. Se enteró que había sido seleccionado porque una representante del CCZ 14 le explicó la propuesta del pintado de los pilares.

De la emoción que le causó este hecho, comenzó a reírse; siente que es un orgullo lo que niñas y niños crearon.

Él contó que aún no cree que esto le esté pasando. Sabe que los que pasen y vean el retrato, van a ver a alguien que ya conocen; un vecino más del barrio.

Nieves Kurtzemann

Nieves tiene 53 años y en la zona lo conocen por correr.

Integra el Club de Corredores del Prado desde hace muchos años y es corredor de larga distancias (maratón). La coordinadora del club les propuso esta idea, donde se anotaron varios compañeros. Quedaron seleccionados él y una compañera.

Considera que es una iniciativa muy buena porque no todos tienen una oportunidad así.

Nieves vio los trabajos que previamente realizó el colectivo Licuado y confía en que van a ser muy buenos retratos.

José Luis “Joselo” Álvarez

Conocido en el barrio como “Joselo”, nació en Paso Molino hace 39 años y hace 24 que trabaja como educador en El Abrojo, en un proyecto que incluye al barrio denominado "Casa Abierta".

Desde la ProRed surgió la posibilidad de ser uno de los seleccionados y sus compañeros de trabajo lo incentivaron a participar del proyecto.

Joselo está contento que, para sus compañeros de trabajo y para las y los alumnos, sea una referencia para el barrio.

También considera que la propuesta está buena.

Patricia Amaral

Patricia tiene 48 años; llegó al proyecto ya que una de las asistentes sociales visitó su puesto, le explicó acerca del proyecto y la invitó a participar.

Si bien vive en el barrio Cerro, hace casi cuatro años que trabaja en esta zona.

Ella contó que como trabaja en un espacio debajo del viaducto, va a ver su retrato a diario y que le intriga saber que dirán sus compañeros al verla reflejada.

Su familia le dijo que es una privilegiada de poder estar allí, porque no todos tienen un retrato en las paredes del barrio.

Facundo Franco

Facundo tiene 13 años y concurre a la Escuela Nº 212 "Paulo Freire", donde la directora le avisó que fue uno de los seleccionados para participar del proyecto.

Facundo es guía en un grupo de Scout y contó que cuando se enteró, se emocionó mucho.

Ximena de los Santos

Ximena nació en el barrio Paso Molino hace 27 años. En el 2016 se presentó al concurso de Reina de Samba, donde fue coronada por el CCZ 14.

Ella fue la primera persona trans en presentarse al concurso y ganarlo.

En la actualidad radica en España, pero las vecinas y los vecinos del barrio consideraron que tiene que una de los 30 rostros retratados.

Ignacio Rodríguez

Es conocido como "Siempre listo", porque se encarga de la organización de los paseos del grupo de adultos mayores en el que participa.

Ignacio es jubilado del rubro gastronomía y tiene 79 años.

El vínculo con Paso Molino comenzó con las visitas al Club Yatay, que el realizaba para organizar asados con integrantes de esa organización.

La coordinadora del club le informó que sus compañeros lo habían elegido para representarlos en el mural del viaducto por su disposición y colaboración con todos.

Con lágrimas en los ojos, Ignacio manifestó que al enterarse se sintió halagado de ser reconocido por el grupo.

Delfina Suárez

Delfina tiene 8 años y cursa 1º de la Escuela Nº 212.

Es una niña curiosa; fue elegida por sus maestras para representar a la escuela.

Ella y su familia están contentos con la elección y esperan ansiosos que quede finalizado el mural.

Serrana Pintos

Serrana tiene 11 años y concurre a 6º de la Escuela Nº 26 "Países Bajos". Fue elegida entre sus compañeros de clase por su buena expresión oral.

Cuando se enteró se puso muy feliz, ya que a ella le gustan todas las expresiones artísticas.

Piensa en un futuro seguir la rama artística. Le gusta componer canciones, cantar y actuar. La familia también está muy contenta.

Mateo Díaz

Mateo tiene 8 años y concurre a 2º de la Escuela Nº 25. Es un niño muy simpático y aplicado, que preparó un discurso para su entrevista.

Contó que sus compañeros de clase le dijeron que iba a ser famoso. Él está muy contento y agradeció a su maestra Graciela.

Eloísa Ballestra

Eloisa tiene 31 años y pertenece a la comisión al Centro Cívico 3 Ómbues. Una de sus compañeras la propuso para que sea la referente del centro.

Está contenta con la elección porque nunca imaginó que la iban a llamar para esta actividad.

Le dijo a sus conocidos que "ahora me van a tener que ver más seguido porque cada vez que pasen por ahí me van a ver en una de las columnas".

Isaura Machado

Tiene 60 años y desde hace 8 que vive en el barrio de la Teja, pero participa del club de Adultos Mayores del Paso Molino.

Aparte de los grupos de gimnasia que integra, se hace un tiempo para leer cuentos a niñas y niños de primer año de las escuelas del barrio.

Sus compañeros la reconocen en todos los grupos en los que participa.

Isaura está muy contenta con la propuesta, ya que representa al grupo de adultos mayores y además esta a dando a conocerlo.

“Es bueno que la gente sepa que en Montevideo no somos personas mayores quietas; salimos, hacemos actividades, estamos vivos. Me gustó poder mostrar que somos adultos mayores y que estamos acá”.

Joselyn Valiero

Tiene 36 años y realiza tareas de limpieza de calles.

María Gamboa

Vive en el Prado. Es corredora de larga distancias (maratón) e integra el Club de Corredores del Prado desde hace 10 años. Ha corrido siete maratones.

Cuenta que a la organización le llegó la propuesta del mural y ella fue seleccionada. “Al principio no sabía cómo iba ser, no me animaba, pero también me daba curiosidad y me dije que si no lo hacía ahora, nunca iba a saber cómo es”.

María agregó: “Tengo un hijo adolescente que siempre me dice que ya no tengo edad como para hacer algunas cosas, me limita. Cuando se lo conté, le encantó. Me parece muy buena la idea de que aparezcan retratadas personas del barrio, de la zona”.

Natalia Cohen y Santiago Molina (madre e hijo)

Ambos son del Prado. Cuentan que al principio pensaron que era algo raro, pero cuando les explicaron la idea, les gustó.

Expresaron que al inicio les daba un poco de vergüenza, pero después les pareció muy bien. “Es la primera vez que me pasa algo así, de quedar retratada en un lugar público por donde pasa mucha gente; es emocionante”, dijo Natalia.

Santiago propuso incluso los colores con los que le gustaría ser pintado: eligió amarillo, azul o rosado cnmo fondo, dentro de la paleta elegida por los muralistas.

Todavía no le contaron a nadie de su entorno, aunque Santiago recuerda que le comentó a un amigo y al principio no le creyó.

Yenifer Centena y Yanaina Bustoni

Viven en el barrio Nuevo París. Integran el Centro Juvenil Cuatro Vientos, donde realizan distintas actividades como música, teatro, plástica, cocina y deportes.

En el centro juvenil la elección de personas se realizó por sorteo. Yenifer dijo que sentía felicidad por saber que su imagen va a estar en el viaducto.

Yanaina agregó que siente asombro de que la gente del barrio sea la seleccionada para quedar retratada.

José Sandias

Trabaja como mozo desde hace 6 años en el Bar De Vida ubicado frente al viaducto, en la esquina de Ángel Salvo y Av. Agraciada.

Es uno de los bares más antiguos de la ciudad y un emblema del barrio. “Mi función es atender a la gente, que todos estén contentos y vuelvan, tanto quienes son de la zona como los que pasan sólo una vez”, expresó.

A José lo eligieron niñas y niños de la escuela del barrio, quienes dijeron que él no podía faltar ya que es la cara visible del establecimiento.

“Seguramente muchos de ellos sean clientes y concurran con su familia. Nunca imaginé que iba a quedar retratado así en el barrio; es un orgullo que se acuerden de uno para algo así”, destacó José.

También hizo referencia a la felicidad que da el reconocimiento de la gente: “yo no vivo en el barrio, pero cuando salgo y camino por las calles todos me saludan”.

Celia Rosas

Expresó que se siente realizada: “A esta altura de mi vida -ríe- sigo llamando la atención”.

Celia nació en Cerro Largo, en Melo. A los 4 años su familia se instaló en Montevideo; primero en La Comercial, luego en La Teja y posteriormente en Tres Ombúes, donde vive hasta ahora.

Fue elegida por sus compañeras del Club de Lectura por el placer, que funciona en el Centro Cívico de Tres Ombúes.

Petrona Sánchez

Participa en el grupo de adultos mayores que toman clases de piscina en la Plaza Nº 7.

Fue seleccionada por sus compañeras y dice que no es muy adicta a la fotografía ni a ser retratada. “Me parece que es una buena oportunidad que la gente del barrio aparezca en un lugar tan importante de la ciudad”, dijo.

Vive en el Cerro, aunque nació en Rocha. Llegó al barrio en la década de los años 40, cuando en el barrio había trabajo vinculado a la industria frigorífica.

Cuenta que es descendiente directa de nuestros pueblos originarios. Su abuela era india; a los seis años se salvó y sobrevivió a una masacre en la que mataron a toda su familia. Corrió sola por los campos y una familia de la zona la crió. Petrona supo de esa historia de su abuela porque su madre le contó.

Comenta que ese legado antes no era algo que se reivindicara, porque significaba un estigma en la sociedad uruguaya. Sin embargo menciona que actualmente cambió y es algo de lo que se siente orgullosa: sus ancestros.

Betina Bonomi y Santino Rodríguez (madre e hijo)

Viven en Belvedere. Betina trabaja en el CCZ y fue seleccionada por la ONG La Bonne Garde.

“Me que me da mucho orgullo, incluso representar el rol de madre y además porque soy parte del barrio.

Me parece genial que sean retratados referentes del barrio y personajes que son queridos en la zona. El viaducto es de todos, pero es algo muy importante para quienes viven en la zona”, destacó Betina.

Santino tiene 4 años y estaba muy contento al tomarse las fotos.

Teresita Mirian Salles Rodríguez

Vive en Nuevo París y es Concejal Vecinal desde inicios de los años 90. Fue seleccionada por el Concejo Vecinal.

Se considera una militante por la mejora del barrio y si bien siempre hizo trabajo comunitario de la forma más anónima posible, se siente orgullosa de representar a su barrio y a la gente que trabaja para mejorar la calidad de vida de los demás.

Está contenta de que sea gente del la zona la elegida, porque se nota que las personas los apoyan por su trabajo social en el lugar.

Miriam Ramírez

Tiene 39 años y vive en el barrio de La Teja desde niña. Fue convocada por el equipo de equidad de género del municipio A para representarlos.

Miriam contó que para ella “es un orgullo” representarlos y se siente “partícipe de todo lo que está sucediendo”.

Va a posar con la camiseta, ya que es corredora, principalmente participa de la correcaminata que se realiza todos los años en noviembre por el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia hacia la Mujer.

Facundo Monzón:

Facundo tiene 13 años y vive en Paso Molino. Concurre a la Plaza de Deportes Nº 7 donde práctica basquetball y piscina. Para él es un orgullo y una emoción que lo hayan elegido para ser unos de los rostros que representan la Plaza de Deportes en el mural del Viaducto.

Noticias relacionadas: 
Compartir esta página
Dependencia responsable: 
Piso 3 sector Ejido, puerta 3 100
1950 1401
silvana.pissano@imm.gub.uy
Lunes a viernes de 10 a 16 hs.
Asistente Virtual
X
Clara
Ir al Facebook de la Intendencia de Montevideo
Ir al Twitter de la Intendencia de Montevideo
Ir al Instagram de la Intendencia de Montevideo
Ir al canal de Youtube de la Intendencia de Montevideo