Publicado: 07.07.2017 - 21:29 | Última actualización: 02.07.2020 - 16:00
Gestión humana

La salud primero

Tiempo de lectura: 7 minutos
Nuestro Servicio de Salud y Seguridad Ocupacional lleva adelante un grupo de trabajo para la promoción de hábitos saludables, alternativos al consumo problemático de sustancias.

Uno de los grandes intereses de esta institución pública es la apuesta a la inclusión social dentro del área laboral. En ese sentido, la salud ocupacional y la seguridad laboral de sus funcionarias y funcionarios es una prioridad.

Para cumplir con este objetivo existe el Servicio de Salud y Seguridad Ocupacional, que vela por los aspectos sanitarios fundamentales de las y los trabajadores municipales.

A partir de una demanda por parte de funcionarias y funcionarios, de una respuesta de atención al consumo problemático de sustancias, en el año 2005 se creó el Grupo de Trabajo en Adicciones.

Éste se encarga de desarrollar tareas de promoción, prevención y asistencia, con el objetivo fundamental de motivar una recuperación. El grupo se desempeña dentro de un marco de referencia, siguiendo las políticas nacionales establecidas por la Junta Nacional de Drogas, a nivel social y en materia de consumo de drogas y alcohol.

Dentro del tema sanitario, esta afección es una enfermedad que rápidamente quita del circuito laboral al funcionario con algunos consumos en particular, mientras que a otros los lleva a un deterioro físico a una edad temprana, que termina sacándolos a la provisión social con un estado sanitario malo.

Antonio Stankevicius, uno de los médicos referentes del Grupo de Trabajo en Adicciones de la comuna, explicó que es necesario diferenciar el consumo problemático del consumo controlado: “Una persona empieza a tener un problema de consumo cuando deja de adaptarse a su contexto. Una de las principales características es la negación del problema y el ocultamiento del mismo”.

En este sentido, agregó que el consumo problemático es una enfermedad crónica que se puede controlar, pero no se cura: “En el momento en el que individuo se contacta con la droga, se producen programaciones a nivel cerebral que hacen que la compulsión para el consumo exista siempre. No sólo por la droga en sí, sino por el contexto y la cultura que motiva al consumo”.

Sustancias

En sus comienzos, el Grupo de Trabajo en Adicciones estuvo más enfocado a atender casos de consumo de sustancias estimulantes, aunque luego “fuimos observando que la realidad a nivel interno era -y es- muy similar a la de todo el país, donde el mayor consumo problemático, por lejos, es de alcohol”.

Stankevicius explicó que aquellas personas que tienen un consumo problemático con el alcohol pueden llegar a mantenerlo durante mucho tiempo sin que éste se visibilice.

Abordaje

Dentro de la promoción, el servicio trabaja con la política establecida por la Junta Nacional de Drogas, que promueve el consumo responsable y no prohibicionista. En este sentido, se trata de modificar aquellos hábitos dentro del área laboral que pueden llevar al consumo, promoviendo conductas saludables alternativas.

La forma de abordaje es a través de charlas de sensibilización que están dirigidas a funcionarias y funcionarios. A su vez, también se trabaja en coordinación con referentes dentro de cada área e interesados en la temática. “No se trata de delatar para causar un problema a quién consume, sino ayudar a que no tenga un problema mayor”, explicó Stankevicius.

Una vez que la persona llega al servicio, se realiza una entrevista particular y si es viable, se convoca al núcleo familiar para recabar más información. Se trata de captar y motivar el cambio de la conducta de consumo problemático orientando a un grupo de tratamiento o, en caso de que la persona prefiera, al Servicio Nacional de Salud o instituciones como Alcohólicos Anónimos, Narcóticos Anónimos, Amor Exigente y la Unidad de Vigilancia del Clínicas.

Stankevicius subrayó que con el paso del tiempo “lo más importante es dejar la puerta abierta para que se sepa que cualquier funcionaria o funcionario puede volver y no ser estigmatizado por eso”.

Posibilidades de cambio

El referente del Grupo de Trabajo en Adicciones explicó que la recuperación de esta enfermedad depende en un 80% de la persona: “Para salir del consumo tiene que existir una introspección por parte del afectado; un verse a uno mismo e identificar un antes y un después. Si no se produce ese click, es muy difícil el cambio”.

Stankevicius mencionó que muchas veces esta problemática viene acompañada de otras enfermedades psiquiátricas que dificultan alcanzar un consumo moderado. De todas formas la recuperación es posible, aunque implica un fuerte trabajo emocional. “La persona que cree que ya superó ese consumo es la más propensa a recaer”, señaló.

Dentro de las metas a futuro del servicio está poder consolidar un red de referentes voluntarios a través de los Comités Sectoriales de Seguridad Laboral. “Es una forma de descentralizar el servicio que nos permitiría mapear todos los sectores de la Intendencia, con personas capacitadas para detectar, abordar y motivar al cambio”.

Además se quiere apostar a brindar un mayor acompañamiento a los familiares: “Generalmente, cuando hay un familiar directo con problemas de consumo no se habla de ello, porque es considerado un estigma”.

En esa línea de trabajo, el servicio desarrolla distintas actividades de concientización y promoción de hábitos de consumo saludable para funcionarias, funcionarios y familiares que voluntariamente deseen participar.

¿Te ha sido útil esta página?: 
Compartir esta página
Dependencia responsable: 
Piso 1 sector 18 de Julio, puerta 3 292
1950 1588
Lunes a viernes de 10 a 16 horas
Asistente Virtual
X
Clara
Ir al Facebook de la Intendencia de Montevideo
Ir al Twitter de la Intendencia de Montevideo
Ir al Instagram de la Intendencia de Montevideo
Ir al canal de Youtube de la Intendencia de Montevideo