Última actualización: 19.11.2020 - 11:55

Desigualdades de género en las políticas culturales

Esta investigación nace a partir de la identificación por parte de la Intendencia de Montevideo (IM) y el Departamento de Cultura, de la necesidad de contar con un relevamiento sobre la participación de las mujeres y los varones en distintos ámbitos de la cultura, teniendo particularmente en cuenta aquellos que la IM produce, gestiona y genera como políticas culturales para la ciudadanía.

Esta iniciativa cobra especial relevancia en un programa de gobierno que se propone seguir llevando adelante políticas que garanticen la equidad de género, por medio de la generación de igualdad de oportunidades entre varones y mujeres. Actualmente, el 3er. Plan de Igualdad de Oportunidades entre varones y mujeres, transversalizado por los Equipos de Igualdad de la
IM en cada una de sus grandes direcciones, propone a través del lineamiento específico 3: “Fortalecer la inclusión social y la convivencia” que establece como Objetivo Estratégico (OE) “Incluir las perspectivas de derechos humanos e igualdad de género”.

Desde el Departamento de Cultura de la IM, en el trabajo sobre dicho Objetivo, se ha detectado la ausencia de indicadores desagregados por género en todas sus unidades, así como la presencia de una ceguera al género en los programas, políticas y marcos normativos referidos a la cultura en todas sus Unidades.

Cuando se plantea la implementación de políticas públicas en materia de cultura con perspectiva de género en el campo de las prácticas artísticas, aparecen como primera medida las acciones afirmativas que tengan como objetivo dar espacio a las mujeres, o destacar contenidos que contribuyan a narrar el mundo con una perspectiva no androcéntrica o sin estereotipos de género.

Esto, bajo el entendido que la no participación, la exclusión de las mujeres en los lugares de poder dentro del campo cultural es una expresión de la negación de las mismas en la producción simbólica y de sentidos que conforman identidades comunitarias. A su vez, estas identidades generadas a través de la cultura, son productos que activan un poderío económico (además de simbólico) que suele quedar restringido a la participación y manejo de los varones.

La construcción de la cultura como parte del ámbito “público”, colocó a los varones como aquellos sujetos capaces de habitar y producir en el mismo. Es muy sencillo de visualizar si se piensa en la división sexual del trabajo y en la organización de las actividades de ensayo: por lo común son por la noche, incompatibles con responsabilidades de cuidado de personas en
situación de dependencia, trabajo asignado socialmente a las mujeres, para quienes se construyó el ámbito privado como lugar de pertenencia. Así, la autonomía, uso del tiempo y disponibilidad para participar en cultura y desarrollarse como artistas, atravesada por una división sexual del trabajo clásica, predisposición a naturalizar a las actividades culturales y artísticas en sus formatos y contenidos, constriñendo la participación de mujeres e invisibilizando la presencia de las mujeres que quieren o logran dedicarse a actividades artísticas.

En el entendido que el Estado, particularmente la IM tiene responsabilidad sobre la transformación de las desigualdades de género y la división sexual del trabajo, se solicitó a la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación (FHUCE) una investigación que pudiera dar inicio a un Observatorio de Cultura y Género.

El equipo, coordinado por Susana Dominzain e integrado por Luisina Castelli, Deborah Duarte e Itzel Ibargoyen llevó adelante durante dos años (2017-2019) una investigación que buscó sistematizar información sobre la participación de varones y mujeres en las actividades culturales llevadas adelante por la institución.

El ex Director de Cultura de la IM y experto en gestión cultural Gonzalo Carámbula en el año 2010 se preguntaba:
¿Uruguay está en condiciones de asumir sus derechos-responsabilidades para ejercer soberanamente las políticas y acciones que garanticen su identidad y diversidad cultural, y el
derecho fundamental de todos/as los/las ciudadanos/as a participar como quieran en la vida cultural? (Carámbula, 2010, p.16).

Y se podría actualizar la pregunta al 2019:
¿Uruguay está en condiciones de asumir sus derechos-responsabilidades para ejercer soberanamente los compromisos internacionales y nacionales para diseñar e implementar las políticas y acciones que garanticen su identidad y diversidad cultural, pero también garanticen el derecho fundamental de las mujeres a participar como quieran en la vida cultural sin sentirse condicionadas o subordinadas en lo simbólico? Esperamos que el trabajo del Observatorio de Políticas Culturales de la FHUCE contribuya a responder ambas preguntas.

Mag. Mariana Percovich

Acceder al informe completo

Compartir esta página
Dependencia responsable: 
Piso 3 sector Santiago de Chile, puerta 3 053
1950 1441
secretaria.cultura@imm.gub.uy
Lunes a viernes de 10 a 16 horas
Asistente Virtual
X
Clara
Ir al Facebook de la Intendencia de Montevideo
Ir al Twitter de la Intendencia de Montevideo
Ir al Instagram de la Intendencia de Montevideo
Ir al canal de Youtube de la Intendencia de Montevideo