Publicado: 11.02.2022 - 15:21 | Última actualización: 15.02.2022 - 14:54
Se conmemora el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia

Mujeres y niñas como agentes de cambio

Tiempo de lectura: 8 minutos
  Autor: Intendencia de Montevideo / Jorge Sánchez
Laboratorio de Calidad Ambiental
 
El 11 de febrero se celebra por 7ª vez el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, definido por la ONU. La consigna de este año fusiona la equidad de género y el agua potable.

En la Intendencia de Montevideo, mujeres profesionales y científicas desarrollan tareas de vital importancia para el desarrollo, sustentabilidad y bienestar de toda la ciudad así como de sus habitantes.

Químicas, ingenieras ambientales, alimentarias y civiles, profesionales de la salud, técnicas de diversos rubros de las STEM (sigla en inglés que significa ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas), trabajan en áreas esenciales de la comuna para hacer frente a las adversidades.

Para este 11 de febrero, Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia definido por las Naciones Unidas (ONU) desde 2016, la consigna es "Equidad, Diversidad e Inclusión: El agua nos une".

Se centra en recordar el rol de las mujeres y las niñas como agentes de cambio, y destacar su importancia en el trabajo por alcanzar la garantía del agua potable y disponible para todas y todos, siendo uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) el agua limpia y saneamiento.

La fecha se definió luego de que en 2013 la Asamblea General de la ONU reconociera como fundamental el acceso y participación en la ciencia, la tecnología y la innovación de las mujeres y las niñas en condiciones de igualdad, para lograr su empoderamiento y avanzar hacia la equidad de género.

Esta igualdad, según la ONU, es un elemento que junto a la ciencia son clave para alcanzar los ODS planteados en la Agenda 2030, parael bienestar de la humanidad y el planeta.

Desde entonces se celebra este día con el propósito de reconocer y apoyar el papel que ocupan las mujeres y niñas en la comunidad científica, así como promover su acceso a la educación, capacitación e investigación.

Estadísticas

La ONU sostiene que a nivel mundial las mujeres representan solo el 28% de los licenciados en ingeniería y el 40% de los licenciados en informática y computación. Suelen tener carreras más cortas, peor pagadas y poca representación de su trabajo en las revistas con prestigio.

En Uruguay, de acuerdo a datos obtenidos tras un estudio realizado en el año 2018 por la Mesa Interinstitucional Mujeres en Ciencia, Innovación y Tecnología (MIMCIT), la representación de mujeres estudiantes en las áreas STEM de la Universidad de la República (Udelar) es considerablemente inferior respecto a los estudiantes varones.

El informe señala que “Tecnología y ciencias de la naturaleza y el hábitat se presenta como el área más masculinizada dentro de la Universidad, donde las estudiantes constituyen el 44% y en Facultad de Ingeniería, particularmente, el 23%”.

En la Universidad del Trabajo del Uruguay (UTU) se repite la brecha. Según el estudio, la presencia de mujeres en áreas vinculadas a STEM en UTU es menor a la de los hombres. En Informática e Industria y Producción, áreas en las que tienen menor participación, el porcentaje es de 15,2% y 12% respectivamente.

Sucede de igual manera en la Universidad Tecnológica del Uruguay (UTEC), donde en 2019 solo el 29,5% de la matrícula de grado pertenecía a estudiantes mujeres.

Estudios de carácter internacional realizados en 14 países revelan que la probabilidad de que las estudiantes terminen una licenciatura, maestría y doctorado en alguna materia relacionada con la ciencia es del 18%, 8% y 2%, respectivamente, mientras que la probabilidad para los estudiantes masculinos es del 37%, 18% y 6%.

Mujeres científicas en la Intendencia y su labor en el cuidado del agua

La Unidad de Calidad de Agua de la Intendencia de Montevideo forma parte del el Servicio Evaluación de la Calidad y Control Ambiental (SECCA) del Departamento de Desarrollo Ambiental.

En esta Unidad se evalúa la calidad de los cuerpos de agua de Montevideo a nivelmicrobiológico, fisicoquímico, ecotoxicológico e hidrodinámico, y se identifican los elementos de presión en cada cuenca que puedan impactar en la calidad de los ecosistemas fluviales como playas, lagos urbanos, o humedales.

Además, se evalúa la aptitud del agua de las piscinas públicas y tanques de los jardines de infantes y escuelas públicas. En todos los casos se realiza un seguimiento de resultados y se analiza la evolución de los indicadores de calidad de agua en relación a las acciones tomadas.

Allí trabajan 12 mujeres científicas: diez egresadas y dos estudiantes de la carrera de Ciencias Biológicas que desempeñan labores como pasantes.

Jimena Risso, ingeniera química egresada de la Udelar responsable de la Unidad, cuenta que desde niña fue muy curiosa. Recuerda que entre sus primeros juguetes había un "mecano" -juego de construcción didáctico- y un juego de química.

Al cursar el liceo las materias que más le gustaron fueron la Química y Biología, por lo que cree que desde allí comenzó a definirse su vocación. 

“Crecí en una familia donde por suerte nunca escuché que había carreras para mujeres y carreras para varones, así que a pesar de que tanto mi mamá como mi papá ejercían carreras vinculadas con lo humanístico, hice el camino que me encantaba y que me sigue apasionando”, explicó al ser consultada.

Lucía Gómez, estudiante de la licenciatura en Ciencias Biológicas de la Udelar y pasante en la Unidad, cuenta que lo que más le motivó a estudiar esta carrera fueron los documentales que pasaban en la televisión acerca de la vida marina.

“Me imaginaba que un día me gustaría estar trabajando allí, cuidando a los seres vivos que lo habitan”, mencionó.

Actualmente siente interés por el cambio climático y cómo el ser humano impacta los enormes ecosistemas acuáticos. Algunas de las tareas que realiza como bióloga en formación son hacer salidas de campo para obtener muestras y analizar en el laboratorio el contenido de pigmentos y microorganismos del agua, así como también su salinidad, turbidez y el pH (medida del grado de acidez o alcalinidad).

Para Risso, la importancia de la labor que día a día realizan las mujeres funcionarias en la Unidad radica en el enorme aporte que se hace al cuidado del medio ambiente y de las personas.

“Los entornos naturales ayudan a relajarse y descansar, por lo que tener la posibilidad de su disfrute es un beneficio incomparable. Tenemos unas playas hermosas, los humedales del Santa Lucía son increíbles, también los lagos que acompañan el verde de los parques, y contribuir al cuidado de todos estos es parte de nuestro compromiso”.

¿Te ha sido útil esta página?: 
Compartir esta página
Asistente Virtual
X
Clara
Ir al Facebook de la Intendencia de Montevideo
Ir al Twitter de la Intendencia de Montevideo
Ir al Instagram de la Intendencia de Montevideo
Ir al canal de Youtube de la Intendencia de Montevideo